El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

DENUNCIA

La CIDH activó una denuncia contra la Argentina por la desaparición de Jorge Julio López

Foto

Se trata de un expediente abierto en 2014. En el Gobierno vinculan la decisión con el caso Santiago Maldonado

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) le corrió traslado al Estado argentino de una denuncia vinculada con la desaparición de Jorge Julio López, ocurrida en 2006.

La presentación había sido realizada ante la CIDH por la Asociación de ex Detenidos Desaparecidos (AEDD), la Unión por los Derechos Humanos y el Comité de Acción Jurídica (CAJ) en mayo de 2014. Es decir, el organismo internacional tardó tres años en enviar una copia de la denuncia al Estado argentino.

En el Gobierno creen que el momento elegido no fue casualidad: el trámite es analizado como un llamado de atención en medio de la crisis generada por la desaparición de Santiago Maldonado.  Este viernes, Infobae ya había abordado la preocupación que hay en el Poder Ejecutivo por la escalada internacional del tema.

La denuncia había sido realizada durante el gobierno kirchnerista por "falta de investigación y determinación de responsabilidades de los funcionarios públicos". Los denunciantes habían entendido en su momento que el Estado argentino "no asegura las condiciones necesarias para avanzar en la obligación de asegurarles a las víctimas de la dictadura una investigación seria y objetiva que les permita conocer la verdad de lo ocurrido y determinar todas las responsabilidades vinculadas con el accionar ilegítimo por parte de los distintos funcionarios públicos".

El Ministerio de Justicia está analizando qué estrategia adoptará para contestar formalmente el requerimiento de la CIDH. Por lo pronto, fuentes oficiales consultadas por este medio recordaron que en 2016 la Secretaría de Derechos Humanos solicitó ser querellante en la investigación que se realiza en el Juzgado Federal N°1 de La Plata.

López desapareció el 18 de septiembre de 2006 luego de declarar contra el represor Miguel Etchecolatz. Once años después el Estado no pudo dar una respuesta sobre qué le sucedió.