El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Política.

Crimella: "La decisión de autorizar a Amarras se tomó a espaldas de la comunidad"

Foto Foto

La integrante de "Salvemos el río Gualeguaychú" cuestionó duramente al titular del Consejo Regulador del Uso de Fuentes de Agua (Corufa): "Asueta está operando a favor de Amarras ", acusó.

Luego de aquel decreto N° 258 con el cual el Gobernador Gustavo Bordet dejó sin efecto la Resolución Nº 340/15 -poniendo fin así al certificado de aptitud ambiental condicionado que había extendido el ex secretario de Medio Ambiente Fernando Raffo al emprendimiento inmobiliario en Pueblo Blegrano- las organizaciones ambientales que señalaron desde el principio la ilegalidad de Amarras del Gualeguaychú, fueron acompasando las diferentes presentaciones administrativas -entre ellas la realizada por el Municipio de Gualeguaychú- y avanzaron con el reclamo en la Justicia. 

Así es que cuando hace algunos meses se conoció la emisión de un dictamen de la Procuración cuestionando al Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos por no tener en cuenta "la tutela del bien colectivo" en relación a la resolución del amparista Julio Majul, y alentando la posición de los vecinos y ambientalistas de la zona que sostienen el pedido de la erradicación de Amarras, el silencio de Bordet y la falta de resolución respecto de la autorización definitiva del proyecto de Altos de Unzué, parecían ser coincidencias que iban en el mismo sentido. Pero aparentemente Provincia le habría dado el visto bueno a la empresa y las declaraciones del titular del CORUFA -Eduardo Asueta- generaron gran malestar entre las organizaciones ambientales de Gualeguaychú.

“Se trata de una solución que obtuvimos en base al consenso y a las observaciones realizadas tanto por Hidráulica como por las partes. Todos coinciden. El impacto era mínimo (una concurrencia de 1 a 5 centímetros cada 100 años), pero con las obras planteadas, se reduce a un 100 por cien el impacto porque el barrio está aguas arriba de Gualeguaychú. Además la empresa deberá abonar una multa de 2 millones de pesos al Estado entrerriano, según lo dispone la Ley Provincial de Aguas", dijo a R2820 el titular de CORUFA, Eduardo Asueta, al referirse sobre la autorización que brindaría la Provincia al emprendimiento.

"Asueta nunca se reunió con los ambientalistas, nunca tuvimos acceso al expediente que inició Amarras en febrero del 2017 -el cual estuvo hasta noviembre de 2018 en la Dirección de Hidráulica y fue remitido a CORUFA- por lo tanto cuando dice que nos hizo parte de la resolución y que lo que ha dicho en los medios es consensuado, miente. Sabemos que en mayo de este año agregaron al expediente un estudio hidráulico del río, pero nos enteramos por la web de la Provincia, y no pudimos saber más que eso", dijo la integrante de Salvemos el río Gualeguaychú -Natacha Crimella- al aire de Beat 99UNO.

"Sabemos que la intención de Amarras es dragar el río Gualeguaychú a la altura del emprendimiento, pero nada más que eso, y lo sabemos extraoficialmente por dichos de profesionales de Hidráulica. Tampoco el Municipio de Gualeguaychú ha podido acceder al expediente, pese a que lo ha solicitado incluso hasta por carta documento. Sabemos que Legales está gestionando el acceso a esta información, pero hasta ahora solo sabemos eso", continuó la ambientalista. 

"No se ha realizado un estudio de suelo y las modelaciones de las que habla Asueta son las que realizan con una computadora, detrás de un escritorio y sin conocer el lugar sobre el que están tomando decisiones", señaló Crimella. 

Respecto al tema de los efluentes cloacales del barrio privado, dijo que "es raro que Asueta este tema, dentro de la resolución 340 que autorizó parcialmente a Amarras en un inicio, se le pidió a la empresa que presente su plan de tratamiento de efluentes cloacales. Es extraño que el titular de CORUFA lo desconozca, como así también que desconozca que Amarras nunca presentó este proyecto. Es raro pero sobre todo es grave, porque el impacto que produciría en el río el volcado de estos efluentes sería más que importante", explicó la integrante de la organización que hace seis años impulsa el reclamo contra la radicación de Amarras. 

"Ellos hablan de obras paliativas para reducir al 100 por ciento el impacto, pero no tienen en cuenta que un dragado en esa zona del río, donde hay mucha piedra, va a ser perjudicial para el curso de agua. Nadie está teniendo en cuenta el impacto en el río, el sedimento que va a ser removido y que no va a ser tratado. No puede un privado decidir dragar el río en un punto determinado así como si cualquier cosa. Estamos hablando de un recurso compartido, y lo que quiere hacer la empresa es un nuevo atropello. De ser así, la decisión de autorizar a Amarras se tomó a espaldas de la comunidad", denunció. 

Y agregó: "Nos preocupa que el impacto del dragado sea aún más contraproducente. Nuestro río está en crisis. No entiendo como no reaccionan los emprendedores turísticos que la otra costa del río Gualeguaychú". 

"Para mi el coordinador de CORUFA está operando a favor de Amarras y trata de instalar en la población que está todo bien con Amarras, pero en realidad a la empresa todavía le falta presentar muchas cosas. Hace 6 años que sigo el tema, conozco bien el proyecto, y Asueta miente", concluyó Crimella.