El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Policiales.

Apuñaló a su ex mujer y la dejó inválida, pero le bajaron la pena por un motivo indignante.

Foto

El hombre atacó a cuchilladas a su ex pareja frente a sus hijos y fue condenado a 12 años de prisión por intento de femicidio. Sin embargo, un tribunal de Chubut le redujo la sentencia con un argumento insólito.

SURER 29/11/2018


El Superior Tribunal de Justicia de Chubut le bajó la calificación a un hombre que atacó a cuchillazos a su mujer porque sostiene que no hubo intención de matar. El beneficiado fue Brian Petrillán quien apuñaló cinco veces a su ex mujer, Erika Gallego, frente a sus hijos, dejándola incapacitada para caminar normalmente.

En principio, lo condenaron por intento de femicidio a la pena de 12 años de prisión. Pero luego, una resolución que está firmada del máximo órgano de justicia de la provincia revocó la condena por intento de femicidio y lo recalificó como “lesiones graves agravadas por ser ocasionadas en un contexto de violencia de género”.
Con esta modificación, firmada por Miguel Donnet, Mario Vivas y Alejandro Panizzila, la pena será de entre 3 y 10 años, según se resuelva en una nueva audiencia.

El defensor público del acusado sostuvo que “las estocadas (fueron dirigidas) a las piernas de Gallego, lo cual indicaba que su intención era lesionarla, no matarla. Hubiera sido distinto si las puñaladas se habrían dirigido de la cintura para arriba, al cuello o al tórax”.
No conforme con esto, en el fallo se incluye la interpretación que hicieron los ministros de una frase que pronunció el hombre en el momento del ataque. “Te vas a acordar de mí”, sostuvo el agresor, reconociendo que “la actitud asumida por el autor durante la ejecución del hecho, que no avanzó hasta quitarle la vida, sino que le dijo que se acordaría de él”.

La presencia del hijo de la pareja en el momento del ataque, fue otro “atenuante” para la Justicia, dado a que podía salir a pedir auxilio para que no mate a su mamá algo que, en definitiva hizo ya que salió a alertar a su abuela.
El terrible suceso se produjo el 11 de junio de 2016 cuando el agresor fue al domicilio de su ex, pateó la puerta y le asestó cinco puñaladas “produciéndole heridas de tal gravedad, provocándole una substancial pérdida de sangre”. El “grave compromiso vital”, por haberse perforado la arteria femoral, le generó una discapacidad para caminar.