El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Protestas. Carreras de perros, Domas ¿ carreras d

Hubo protestas por una jineteada en Pueblo Belgrano

Foto

Integrantes de la Asociación Protectora de animales Patitas y vecinos autoconvocados se reunieron en la mañana de ayer en el predio ubicado al ingreso a Pueblo General Belgrano, para protestar por la jineteada que se realizaba en ese municipio.

Viviana Carbó, de Patitas, recordó a EL ARGENTINO que en Gualeguaychú  “esta gestión de Gobierno anuló el decreto que prohibía las domas y jineteadas (del      intendente (MC) Juan José Bahillo que además, proponía crear una comisión para trabajar sobre este tipo de eventos), con lo que están habilitadas dentro del ejido de Gualeguaychú”.

“Y esto a pesar de la vigencia de la Ley 14.346 - de malos tratos y actos de crueldad a los animales”, agregó.

Carbó recordó que el intendente Piaggio “nos convocó para trabajar en comisión el maltrato animal en las jineteadas. En esta comisión estábamos todos, los proteccionistas y los que se dedican a las domas y jineteadas. Pero la municipalidad habilitó una doma y jineteada  estando nosotros en pleno proceso de trabajo. Entonces el esfuerzo quedó en la nada”.

“Sabemos que Piaggio ha pedido a sus concejales que debatan ampliamente la cuestión de las domas y jineteadas, para que de una vez por todas, se pueda legislar. Pero los concejales nada han hecho”, disparó.

“Suelen desacreditarnos, sin escuchar los fundamentos que tenemos para oponernos a este tipo de espectáculos, que de cultural nada tienen”, se quejó y recordó el informe de la médica veterinaria Nuria Kojusner (UBA)  a quien solicitaron su aporte cuando trabajaban en la comisión que mencionó antes.

  Kojusner es también docente en Derecho Animal UBA y en su trabajo  detalla  algunas de las consecuencias que puede provocar a un animal ser sometido a una actividad violenta, como es estrés traumático, la respiración  acelerada que se irrita el nervio frénico, lo que  hace que la frecuencia cardíaca se ponga a la par de la respiratoria, pudiendo llevar invariablemente al colapso.

El caballo sufre también  cuando lo atan al palenque y llegar a ahorcarse con el fin de escapar; el miedo y stress pueden provocar un escape vagal con el consecuente paro cardiólogo respiratorio.

  Si el animal se abalanza pierde el eje, que en lugar de estar delante de las manos o miembros anteriores, al pararse sobre miembros posteriores se volea, se cae para atrás y ese golpe en la columna vertebral lo lleva muchas veces a la muerte o en su defecto lo deja cuadripléjico.

Kojusner también señala que los animales padecen fracturas de todo tipo, de cadera o de cualquier miembro, por la brusquedad de movimientos con el fin de escapar de este sufrimiento, así como  heridas sangrantes producto de las espuelas que usa el jinete con puntas y/o trabadas para que no giren así el potro  siente dolor profundo que lo hace corcovear más. “Esta es una descripción general de lo que es una jineteada y que para muchos es considerada un deporte”, cuestionó Carbó que  aclaró “no estamos en contra de la fiesta de la tradición, porque apoyamos las costumbres. Pero se tiene que avanzar culturalmente y dejar de servirnos de un ser indefenso para hacer un espectáculo a costa suya”.