El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Femicidio

Policía asesinó a su mujer y se suicidó, delante del bebé de ambos

Foto

Se revelaron detalles del femicidio que involucró a una pareja de policías. El bebé vio toda la violenta escena.

Los forenses que realizaron las autopsias de los cuerpos de la pareja de policías hallada muerta la semana pasada en su casa de la ciudad de La Rioja, confirmaron que se trató de un femicidio, ya que la mujer recibió tres balazos disparados por su marido, que luego se suicidó con la misma pistola.

El juez que interviene en la causa, Gustavo Farías, afirmó que el resultado del estudio forense practicado a los cuerpos de los policías Héber Gómez y Yéssica Oviedo.

Según los datos brindados por los especialistas, la mujer recibió tres disparos: en una pierna y en un brazo, que al parecer estaban flexionados, y en el hemitórax derecho, con salida por el lado izquierdo. Esos impactos “lesionaron grandes vasos (aorta y/o corazón) con hemotórax masivo y agonía breve”, indica el informe forense.

En tanto, del asesino detalla que el policía presentaba un disparo en el parietal derecho, con orificio de salida por el izquierdo, lo que le ocasionó “una hemorragia cerebral masiva”, que le provocó la muerte en el acto.

El informe confirma además que en ambos casos se empleó la misma arma, que era la reglamentaria de Gómez.

Con esta información, el juez Farías estima que remitirá el expediente a la jueza de Género y Protección Integral de Menores, Gabriela Asís.

El femicidio se produjo el pasado viernes en una casa del barrio Vargas de la ciudad de La Rioja y fue presenciado por el hijo de 2 años en común que tenía la pareja de suboficiales de la Policía provincial que trababa en la Dirección de Accidentes Viales de la fuerza.

Además, Oviedo era madre de otro niño, de 6 años, de una pareja anterior, que no se encontraba en el domicilio.

El perfil de policías hallados muertos
Los dos eran agentes y trabajaban en la unidad de Accidentes Viales. Fuentes policiales, sostuvieron que Héber Gómez tenía 25 años y había ingresado en 2014 a la fuerza tras recibirse en el "Grupo B" de la escuela de suboficiales.

Gómez, además, era hijo del ex comisario Teodoro Santiago Gómez, que dirigía la Escuela de Policía de la ciudad.

El señalado como asesino y Oviedo tenían un hijo en común, mientras que la mujer, tenía otra hija de 6 años fruto de una relación anterior.