El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

En declaraciones Avero cuestionó la “incomprensibl

Larroque “El laberinto de los procesos judiciales en Entre Ríos”, a propósito de la causa Larroque

Foto Foto

El Asesor Legal de la Municipalidad de Larroque, Sergio Avero, se refirió a la causa que investiga al exintendente y actual diputado provincial, Raúl Riganti; al candidato a intendente por el FpV, Leonardo Hassell, y a exfuncionarios municipales por supuestos sobreprecios en la obra pública •

Surer  22/05/2019    De APF



Hace poco más de tres el intendente de la ciudad de Larroque, Darío Benedetti (Cambiemos), denunció al ex presidente municipal y actual diputado provincial, Raúl Riganti (PJ), luego que una auditoría determinara una serie de irregularidades en la contratación de más de 20 cuadras de asfalto.

Vale recordar que el presunto sobreprecio tuvo amplia repercusión nacional, ya que Benedetti decidió devolver el aporte de 14 millones de pesos provenientes de Nación cuyo destino era el pago de esas obras, aunque su costo real era de cinco millones.

Respecto del estado de la causa, el asesor Legal de la Municipalidad  de Larroque, Sergio Avero, señaló lo “incomprensible” de las dilaciones y de los errores procesales que llevaron a una demora de más de tres años, “cuando se trató de una causa denunciada con toda la prueba, acompañada  con una auditoria y pericias que solo  se debía corroborar  por parte de la fiscalía”.

En ese sentido, el funcionario municipal remarcó que la pericia privada realizada sobre la documentación de la obra tuvo como resultado un sobre precio de más de 15 millones de pesos, mientras que según la pericia oficial se excedió en más de 10 millones de pesos.

En declaraciones a esta Agencia, Avero recordó que durante los más de tres años que lleva, la causa “pasó por diversas vicisitudes como errores procesales del fiscal que intervino en primera instancia; nulidades decretadas por vicios formales y errores del juez de garantías que actuaba en forma interina, las cuales “hicieron que recién en estos días se efectuaran las nuevas indagatorias para imputar a los denunciados Riganti, Hassell, a los exfuncionarios municipales, Norberto Marchesini y Juan Carlos Riochelle, y al directivo de la empresa Oicsa, Néstor Hereñú

Ante esto, puso de relieve la falta de cumplimiento de la Constitución Provincial en cuanto a la designación de un fiscal anticorrupción como se prevé desde 2008 con intervención del Consejo  de la Magistratura, y aseguró que ese es uno de  los factores por los cuales las causas de corrupción en Entre Ríos no avanzan o lo hacen con demoras  absurdas.

En ese contexto recordó las dilaciones en la causa por supuestos sobreprecios en el asfaltado de 20 cuadras en la localidad de Santa Elena durante la intendencia de Daniel Rossi, y la causa contra Carlos y Abelardo Pacayut, Alberto Gavio, Norberto Durrels, Rafael Morana, Julio Ivanovich y Carlos Lovera por desvió de fondos destinados al Puerto Ibicuy, y por la cual Gavio recién fue detenido en 2018 pese a que había iniciado en 2001.

“Lo cierto y claro es que la corrupción en la política es lo que más afecta al desarrollo del país y de la provincia, y la Justicia no advierte voluntad y eficacia a la hora de investigar y sancionar este tipo de delitos. Es muy clara la percepción de la ciudadanía al respecto, y lleva al malestar  general”, señaló Avero.

Por último, opinó que “el sistema pareciera estar hecho a medida para proteger  a los corruptos”, como así también “hay un criterio generalizado de que el delito de corrupción pública es un delito de guante blanco que se confunde con el viejo criterio de la Corte que enmarcaba determinadas decisiones del poder político como decisiones políticas no justiciables”.

“En Argentina todo es relativo, liviano y distorsionado a niveles exacerbados, desde coimas de un 50 por ciento con absoluto desparpajo, hasta políticos que dan cátedra de códigos  que deben tener los delincuentes. Argentina bien podría ser el Macondo con el realismo Mágico con que describe situaciones bizarras o García Márquez, que todos consienten como parte de la realidad que no se puede cambiar. No es fácil el cambio de mentalidad de fiscales, jueces y políticos que se encuentran en un laberinto social, político y moral”, finalizó. (APFDigital)